Loading...



Glosario básico del vino .

Noticias y Eventos

Porque hablando se entiende la gente, y porque el vino sabe y se disfruta mejor cuando “hablamos su idioma”, he aquí algunas de las palabras y vocablos más importantes a la hora de conversar entre copas, y que hacen referencia a su color, aroma, sabor y elaboración.
 
ABIERTO: De color excesivamente claro
 
ABOCADO: Vino ligeramente dulce, entre dulce y seco, y agradable al paladar.
 
AFRUTADO: Con matices de frutas.
 
AGUJA: Vino que contiene gas carbónico, no en exceso.
 
AÑADA: Año en el que fue cosechado.
 
AÑEJO: Vino conservado durante un largo periodo de tiempo en barrica o botella.
 
ARMONIOSO: Equilibrado entre sus componentes: azúcares, taninos, ácidos, alcohol, etc.
 
AROMA: La suma de los valores olfativos del vino.
 
AROMÁTICO: Con buen perfume, sobre todo a cepa.
 
ATERCIOPELADO: A la vez suave y fino al paladar. Sensación suave y placentera en la boca, característica de los grandes vinos que han limado todas sus aristas de taninos y acidez en el transcurso de su envejecimiento en botella.
 
BALSÁMICO: Vino con sabor a algunos tipos maderas.
 
BARRICA: Tonel de madera de roble que se usa durante la crianza y envejecimiento del vino.
 
BOUQUET: Olor, procedente de la madurez de un buen vino.
 
BRILLANTE: Vino perfectamente limpio y transparente relacionado con la juventud del vino. Cuando la luz lo atraviesa, parece brillar.
 
CARÁCTER: Vino con  cierta personalidad y calidad.
 
CARNOSO: Vino completo, lleno y bien estructurado. Que parece que se mastica.
 
CATA: Análisis del vino a través de los sentidos de la vista, olfato y gusto para apreciar sus cualidades.
 
CLARETE: Vino obtenido de la fermentación del mosto obtenido de la mezcla de uvas tintas y blancas, o de sus mostos, cuya fermentación se hace parcialmente en presencia de los hollejos de la uva tinta.
 
COUPAGE: Mezcla de distintos vinos, para conseguir uno homogeneizado.
 
CRIANZA: Envejecimiento de un vino. Oxidación, en envases de robles. Reducción, en botella.
 
CUERPO: Vino con fuerza y con valores gustativos.
 
DÉBIL: Vino sin caracteres bien definidos.
 
DULCE: Vino que contiene más de 50 grados de azúcar por litro.
 
EMBOCADO: Vino de sabor agradable y suave.
 
HOLLEJOS: Piel de la uva.
 
MADRE: Heces del mosto, que se asientan en el fondo de la tinaja o cuba.
 
MACERACIÓN: Proceso químico en el que, una vez entran en contacto los hollejos con el mosto en el periodo de fermentación, da como resultado el color, los taninos y aromas del futuro vino.
 
MARIDAJE: Técnica con la cual se elige el vino que mejor encaja con la comida a degustar. Se valoran para ello tanto las características, ingredientes y sabores del plato, como las características y matices del vino, de forma que ni la una ni el otro se anulen los sabores y aromas entre sí.

PAJIZO: Vino blanco de color claro, como la paja. Es el color amarillo de la gran mayoría de los vinos blancos jóvenes, a medio camino entre el amarillo y el verde.

PELEÓN: Vino ordinario y de mala calidad, adulterado por agua o alcohol.
 
PICADO: Vino avinagrado, en mal estado.
 
SECO: Vino que tiene menos de 5 gramos por litro de azúcar. No tiene sabor dulce.
 
SEDOSO: Aterciopelado, frecuentemente aplicado a los vinos blancos.
 
SEMIDULCE: Vinos con entre 30 y 50 gramos de azúcar por litro.
 
TÁNICO: Vino tinto que han tenido un exceso de permanencia en barricas de roble y tiene demasiado tanino.
 
VARIETAL: Vino con aromas característicos de la cepa.
 
VENDIMIA: Recolección y cosecha de la uva.
 
VERDEJO: Tipo de uva, con ella por ejemplo se elaboran vinos blancos de Rueda.
 
VIGOROSO: Con cuerpo y fuerza.
 
Más información: http://vinosyaceites.com/vocabulario-basico/c/vocabulario-basico-del-vino