Loading...



El vino que bebes habla de ti .

Noticias y Eventos

Dime que vino bebes y te diré quién eres. ¿o al revés? ¿Es quizá el vino el que impregna carácter a los winelovers? Griegos y romanos ya pensaban en la antigüedad que el vino dotaba de atributos a algunos de sus dioses, como Dioniso y Baco, denominados dioses del vino, del éxtasis y la liberación. Conceptos que se unían en la célebre frase latina In vino Veritas: en el vino está la verdad. Quizás por este mito se cree que cada vino tiene su propia personalidad, la misma que aquel que lo bebe. Una especie de retroalimentación casi mágica. ¿Significa entonces que nuestro estilo de vida, edad, género o forma de ser influye en cual sea nuestro vino favorito?
 
Precisamente eso es lo que sostiene una reciente investigación realizada por la británica French Wine With Style, quien revela que sentir  predilección por un determinado tipo de vino está motivado directamente por nuestro carácter o personalidad. En el estudio participaron más de 2.000 personas de diferentes países de Europa que contestaron a cuestiones acerca de diferentes ámbitos de su vida y sobre sus vinos preferidos.
 
La curiosa investigación clasifica a las personas según el tipo de vino y la añada que suelen beber:
 
Vino Blanco. Los winelovers que tienen claro que lo suyo es el blanco, como nuestro Mantel Blanco, tienen un carácter tranquilo, reflexivo y son muy observadores. La serenidad y la empatía son otros de sus rasgos característicos. En el caso de las mujeres suelen ser dulces y en el caso de los hombres muy sociables.
 
Vino Rosado. Suelen ser personas risueñas e idealistas. Los que se decantan por el vino rosado suelen ser además jóvenes, normalmente menores de 30 años. Las mujeres suelen ser soñadoras y sensibles. Si el vino rosado es además espumoso denota una personalidad simpática y vitalista.
 
Vino tinto. Los que beben tinto tienen un carácter más relajado, confiado, fuerte e inteligente.
 
Vino Crianza. Elegir un crianza implica elegancia, generosidad y pasión. Suelen ser personas muy seguras de sí mismos, confiadas y de gran facilidad para ilusionarse por las pequeñas cosas de la vida, como pasar un rato entre amigos. La alegría y la sensualidad forman parte de su personalidad. La mayoría tiene estudios universitarios, están casados y beben con mayor frecuencia que el resto. Adoran viajar, descubrir lugares nuevos y se describen como personas cultas.
 
Vino Reserva. Tras su personalidad se esconden paladares distinguidos y pragmáticos, capaces de capturar la esencia de las cosas. La innovación es lo suyo pero también comprometerse con la causa.
Vino Gran Reserva. Su carácter es reservado y muy cerebral. Esconden, como este tipo de vino, delicados y profundos matices que se hacen visibles en una personalidad templada y exquisita que despierta admiración y cordialidad.
 
Cava o champán. Personas espontáneas y muy divertidas. Soñadores que se dejan llevar por la improvisación. Extrovertidos y muy activos, con glamour innato y un encanto que enamora a su paso.
 
¿Qué te parece? ¿Te sientes identificado con este estudio sociológico? Sean ciertas o no sus conclusiones, en cualquier caso es una aproximación interesante al vino y seguro que será divertido hacer la prueba en tu próxima reunión y conversación entre copas, winelover.
 
Fuente