Loading...



¿Cómo se elabora un vino blanco? .

Noticias y Eventos

El proceso de producción de un vino blanco se divide en distintas etapas en las que hay años de trabajo y muchas personas involucradas en darle mimo desde la plantación de la cepa hasta el embotellamiento. Te resumimos aquí todo este proceso, que nosotros siempre aderezamos con muchos mimos y delicados cuidados, para conseguir ese sabor tan especial de nuestro Mantel Blanco.
 
Plantación de la cepa. Dependiendo de la región y del tipo de vino, se plantan un tipo de cepa diferente: Verdejo o Sauvignon Blanc – como nuestro Mantel Blanco- o tantas otras.
 
Espera. La vid tarda entre 5 y 10 años en lograr la vinificación óptima. Mientras tanto, hay que podar la planta y conducir adecuadamente su crecimiento.
 
Pesado de la uva y toma de muestras. El primer control de calidad de la ‘materia prima’ esencial para elaborar vinos de calidad.
 
Vendimia: La vendimia es la cosecha de la uva: se realiza cuando llega a su punto máximo de azúcar. Muchos viñedos celebran este alegre acontecimiento en público.
 
Depalillado y estrujado. Acción de separar el raspón de la uva. Posteriormente se aplastan los granos para liberar el mosto azucarado que lo contiene.
 
Prensado. La prensa sirve para extraer el mosto de las uvas por presión.
 
Desfangado. Operación que consiste en clarificar los mostos después de prensar las uvas, eliminando los sólidos o burbas.
 
Fermentación. Puede ser fermentación alcohólica en inox o en barrica. En Inox,  gracias a la acción de las levaduras los azúcares naturales del mosto se transforman en alcohol. Por el contrario, la fermentación alcohólica y maloláctica en barrica transforma el ácido málico en ácido láctico, proporcionando mayor suavidad en boca.
 
Maduración. Solo los vinos fermentados en barrica realizan una crianza más o menos larga en contacto con la madera. Aquí es cuando el vino toma pigmentos, sabores y notas de la madera y propias de evolución en el vino.  
 
Clarificación, estabilización y filtración. Etapas que ‘limpiarán’ el producto final de residuos, sedimentos, impurezas y pequeñas partículas en suspensión y estabilizarán el vino para permitirle viajar y conservarse.
 
Ensamblaje. Mezcla de los vinos –no de las uvas- que componen la cuvée o producto final.
 
Embotellado. El volumen estándar de la botella es de 750 ml. La encapsulación puede ser en corcho, con materiales semisintéticos, sintéticos o con taparroscas metálicas.
 
Y después de años de proceso y cuidados solo toca descorchar una  buena botella de vino blanco y brindar por ello. Y si es de nuestro Mantel Blanco, mucho mejor. ¡Salud y larga vida al vino!
 
Fuentes: Vinopack y Pagosycepas / Onia