Loading...



Cómo maridar un vino blanco .

Noticias y Eventos

Siempre es un buen día para disfrutar de un buen vino blanco. Sin embargo, tener unas nociones de maridaje ayudará a disfrutar al máximo todas las propiedades y aromas, tanto del vino como de la comida con la que se acompaña. Es importante saber que la primera regla en el maridaje es que no hay reglas. La libertad creativa del sumiller -profesional o aficionado- nunca debe ser coartada, ya que las posibles combinaciones son infinitas. Aunque es verdad que existen parámetros mínimos a tener en cuenta.
 
El primer límite es el sabor del vino escogido, que nunca debe ni esconder ni sabotear el sabor del plato. Hay que perseguir el equilibrio y tener en cuenta que las semejanzas pueden ayudar y que los polos opuestos pueden atraerse. Por ello, el vino blanco que se elija debe acentuar e incrementar los sabores de la comida en el paladar. Los vinos blancos, más suaves que los tintos, aunque más ácidos y frescos, son la combinación perfecta para ciertos platos, como el pescado, pero pasarán a un segundo plano si se mezclan con otros, como las carnes rojas.  Un vino blanco y un pescado blanco o marisco, siempre será una combinación ganadora. En cuanto a las carnes de ave, la elección del tipo de vino blanco dependerá en gran medida de la guarnición con la que se sirva.

Los blancos secos son la compañía perfecta de pollo –con cítricos o aromatizados- y pescado -sobre todo de ahumados-. Y los blancos frutales y aromáticos pueden ser opciones interesantes para comer lenguado o rodaballo en elaboraciones tradicionales. Otras variedades de blanco, como los vinos dulces, son perfectos para quesos suaves como Brie, Camembert o Cheddar, o para postres.

¿Y con qué maridar nuestros vinos DO Rueda?
 
El Mantel Blanco Verdejo es un excelente compañero de mesa de ensaladas, menestras, quesos frescos y para untar, pescados, mariscos o arroces marineros. El Mantel Blanco Sauvignon Blanc por su parte, aportará valor a entrantes ligeros, ensaladas, pescados o mariscos.
 
Sin embargo, el Mantel Blanco Fermentado de Barrica es perfecto para quesos frescos y semicurados, aunque también para ensaladas mixtas, aves, pescados grasos, marisco, y arroces. El Mantel Blanco Fruits es ideal para el aperitivo, también con quesos frescos, ensaladas de verano, pescado azul o mariscos al vapor.
 
En resumen, un buen maridaje se consigue cuando la unión de vino y comida es mejor que la suma de sus partes.  Y para lograrlo nunca hay que tener miedo a arriesgar y probar nuevas combinaciones que sorprendan al paladar.