Loading...



Cómo conservar el vino en casa.

Noticias y Eventos

La cocina es muy probablemente uno de los peores lugares en los que almacenar el vino en casa. Motivos de peso como el cambio de temperaturas, las variaciones de humedad, los olores y el humo… invitan a buscar una alternativa en la que dejar a buen recaudo el vino.
 
Cierto que guardar el vino en el salón o en la cocina es el recurso más práctico, pero también es poco recomendable para conservar este producto. A falta de una bodega doméstica, los amantes del vino tendrán que encontrar un lugar que cumpla unos requisitos mínimos para almacenar sus preciadas botellas. Aquí, las claves:
 
Temperatura: entre unos 13ª y 15º, incluso menos, ayudará a mantener en buen estado nuevos vinos. Nunca más de 18º y, muy importante, hay que vigilar que no haya oscilaciones en las temperaturas, ya que provocan presión en el corcho e impiden una correcta conservación.
 
Humedad: entre el 70% y el 80%. La humedad contribuye a que no se resequen los corchos y a que no se oxiden ni se piquen los vinos.
 
Luz: es necesario huir de la luz directa, ya que el sol es uno de los oxidantes más fuertes del vino. Mejor un lugar oscuro, protegido de los rayos ultravioletas del sol.
 
Ventilación: para evitar hongos, los olores fuertes… es recomendable conservar las botellas en un lugar con buena ventilación. El tapón de corcho es permeable y podría dejar pasar los olores.
 
Posición: horizontal o también boca abajo para impedir así que el corcho se seque y pierda su elasticidad, que es la que garantiza el cierre hermético de la botella e impide que el vino se evapore. La excepción a la norma la cumplen aquí los vinos espumosos o generosos, que algunos productores recomiendan guardar en posición vertical.
 
Vibraciones: es importante que la botella repose, ya que las vibraciones aceleran los procesos internos del vino.