Loading...



Clases de aromas de un vino.

Noticias y Eventos

El olfato es el sentido con más memoria. Estrechamente unido a las emociones, el olfato nos permite conocer a través de los aromas del vino información sobre la variedad de la uva, la zona donde se cultivó, la composición del suelo o la climatología. Este sería el caso de los llamados aromas primaros. Por su parte, los aromas secundarios suelen provenir de la fermentación alcohólica, así como los aromas terciarios –conocidos también como ‘bouquet’- son adquiridos durante la crianza del vino en barrica y maduración en botella. La unión de todos estos aromas hace a cada vino único y delicioso en el paladar de cualquier winelover y nuestro Mantel Blanco es un claro ejemplo de ello.
 
Y para que seas el que más sabe de aromas de vino del mundo en tu próxima cata o reunión con amigos o familia, te contamos por último cuáles son los sub-grupos en los que se dividen los aromas de un buen vino:
 
Frutales, como puede ser el caso de la fresa, frambuesa, pasa, ciruela, piña, pera, melocotón, naranja, melón, mango, lychee, lima, uva, grosella, higo, cereza, zarzamora, plátano, albaricoque o manzana.
 
Minerales, con aroma a piedra, tierra, pedernal, petróleo o yodo.
 
Herbales y florales, como el eucalipto, menta, pimienta verde, espárragos, hierba, floral, violetas, rosa o flor de sauco.
 
Especiados y sabrosos, como son los aromas a tabaco, humo, pimienta, canela, piel, bacon, trufa, piel, licor o goma.
 
Dulces y amaderados, tales como el chocolate, caramelo, caramelo de azúcar con mantequilla, miel, vainilla de cedro o roble.
 
Lácticos y de nuez, como a mantequilla, crema, pan, tostado, nuez moscada, galleta y almendras.
 
 
Fuente

Clases de aromas de un vino