Loading...



Beber vino, una costumbre muy mediterránea y saludable .

Noticias y Eventos
Un estudio de la Universidad Miguel Hernández de Elche defiende que beber vino acerca a la sana dieta mediterránea

La dieta mediterránea es el sumun de la alimentación sana, recomendada por médicos y profesionales en nutrición a nivel internacional. En España, país mediterráneo por antonomasia, la dieta mediterránea ha estado presente siempre en los menús de hogares y restaurantes. Platos equilibrados y llenos de tradición basados en los productos de la tierra, como frutas, verduras y productos de origen animal 100% saludables. Y aunque la comida rápida y otros malos hábitos alimenticios amenazan con ponerla en peligro, la dieta mediterránea está más de moda que nunca. 

Pero no hay dieta mediterránea sin un buen vino en la mesa, como indica un reciente estudio científico, realizado por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH) que defiende que aquellos que beben vino – o cerveza- de forma moderada, están más predispuestos y habituados a la dieta mediterránea como parte de su alimentación diaria.

La investigación, publicada en al revista científica Gaceta Sanitaria, se ha elaborado a partir de los datos del estudio Dieta, Salud y Antropometría en población universitaria (DiSA) de la UMH. En ella se ha tomado como muestra los hábitos alimentarios de 1.098 alumnos de Ciencias de la Salud de entre 17 y 35 años. La investigación ha estado dirigida desde la Unidad de Epidemiología de la Nutrición de la UMH, liderada por el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, Jesús Vioque.

Así, este estudio indica que los consumidores moderados de vino -o cerveza- tienen un mayor apego a la dieta mediterránea que aquellos que no beben alcohol o que mezclan todo tipo de bebidas. Los no bebedores afirmaron consumir menos pescado y más carne a diario, mientras que los bebedores de todo tipo reconocieron consumir menos fruta y verdura y el doble de carne en comparación con los bebedores moderados de vino o cerveza. Los resultados mostraron que un 18,9% de los encuestados tomaban solo vino o cerveza de forma moderada, un 19,5% no bebía alcohol y un 61,6% tomaba todo tipo de bebidas.

En definitiva, beber vino moderadamente indica una concienciación con la alimentación sana. El vino como seña identificativa de los paladares más exigentes y comprometidos con la salud. Porque somos lo que comemos y lo que bebemos, y viceversa.

Más información: http://www.diarioinformacion.com/vega-baja/2016/04/12/estudio-defiende-ingesta-moderada-vino/1748800.html