Loading...



¿Qué hacer con el vino que te sobró? .

Vinoteca

Partiendo de la base de que un buen vino es para beberlo y disfrutarlo y lo contrario sería prácticamente un sacrilegio, en ciertas ocasiones es inevitable que sobre un poco de vino de esa última botella que abriste. No importa lo exquisito que estuviera el vino, es simplemente una cuestión de mal cálculo, de falta de tiempo o de ocasión para apurar la botella e incluso de despiste. Sea como sea es importante recordar que cuando un vino queda abierto pierde parte de sus propiedades y aromas. Y cuando excede el tiempo, se echa a perder. Por eso hoy hablamos de algunos trucos para no perderlo del todo y darle una segunda vida.
 

El vino mejorará mucho de tus platos. Añade un poco, incluso directamente desde la botella, y potenciarás los sabores de tu preparación además de darle un intenso aroma. Ideal, por ejemplo, para wok de verduras, carne guisada o para pescados y carnes al horno.
  Basta con dejar el vino sobrante en una botella sin corcho, solo tapada con un pedazo de tela para evitar que se cuele cualquier partícula. Después de 30 días aproximadamente al sol, tendremos nuestro vinagre casero listo para usar. Se puede colar o incluso macerar con hierbas provenzales, frutos secos y demás especias. Y recuerda que “el buen vinagre, del buen vino sale”.
  Aunque no se conoce demasiado este truco, el vino cuenta con propiedades que ayudan a eliminar la grasa que se adhiere en hornos, campanas, y suelos, sobre todo de las cocinas. Basta con verter el vino sobre la superficie en cuestión, dejar que actúe durante un tiempo y limpiar.
  Calentamos el vino, añadimos azúcar (en una proporción de 200 gramos por botella, y cocinar a fuego lento hasta que se vuelva una mezcla espesa. Una vez frío, conservar tapado en el frigorífico. Esta reducción de vino se puede usar para agregar a una vinagreta para ensaladas,  o para añadir a carnes, platos de quesos y postres.
  Sabemos que rara vez te sobrará una botella de vino blanco en casa, y menos si se trata de nuestro Mantel Blanco. Pero si así fuera, merece la pena saber que el vino blanco es tremendamente efectivo para eliminar las manchas de vino tinto. Con esta técnica se pueden quitar manchas en ropa, alfombras, manteles, cortinas, etc. Actuar inmediatamente sobre la mancha ayudará a que desaparezca en su totalidad. Solo hay que verter el vino blanco sobre la mancha y frotar con una toalla o similar.
  Tener una bandeja de cubitos de vino sobrante es una idea refrescante, especialmente ahora en verano. Servirá para refrescar tu próximo vino, para añadir a la sangría, a una bebida gaseosa o zumo o quizás para aportar sabor y color a un vaso de agua con gas.
  Sí, el alcohol del vino también es perfecto para lavar frutas y verduras gracias a su poder antiséptico.
 
Fuente